Esta semana hemos dejado atrás una de las estaciones más románticas del año, la primavera, que exalta corazones y altera emociones. Pero antes de entrar de lleno en el esperado verano, he querido rendirle mi particular homenaje con el post de hoy, una sesión de inspiración romántica y muy natural que seguro os encantará. La sesión tuvo lugar en un jardín al aire libre repleto de macetas rebosantes de hierbas y tiernos brotes florales ubicado junto a un invernadero, por lo que el estilo orgánico está presente en todas las imágenes protagonizando una combinación rústica y elegante a través de una paleta de colores fresca y vegetal en tonos pastel