Las que me conocéis bien sabéis que me encantan las navidades y que disfruto muchísimo este momento del año. Para mí la Navidad es tiempo de familia y de amistad pero sobretodo, de amor. Quizás la primavera sea la época del enamoramiento pero es durante el invierno cuando se asienta el amor verdadero, el que supera todos los obstáculos. Es tiempo también de mirar atrás, de echar de menos a los que ya no están y brindar por el futuro de los que más queremos. Gustándome como me gusta esta época es inevitable que tenga especial predilección por las bodas de invierno, porque todas mantienen vivo ese espíritu navideño que