Velo sí pero… ¿cómo?

Después de dar miles de vueltas, comprar cientos de revistas especializadas, pedir consejo a tus amigas, a tu madre e incluso a tu futura suegra, ya tienes tu vestido de novia. Creías que con eso se acababa tu principal quebradero de cabeza, que ya estaba todo, pero… te acabas de dar cuenta de que no, te queda todavía otra decisión igual de importante: ¿qué tipo de velo me pongo? Largo, corto, vintage, chic, trendy, clásico, retro… Hay novias que lo tienen claro desde un principio pero a la mayoría nos cuesta decidirnos, incluso a veces las que lo tienen tan claro se dan cuenta de que el velo con el que soñaban no tiene nada que ver con el vestido elegido. Con el post de hoy espero poder echaros una mano y ayudaros en vuestra decisión final. El velo ofrece múltiples posibilidades y considero que es el principal complemento del vestido de novia, por eso hay que pensar muy bien el que elegimos.

Velo sí pero... ¿cómo? velo_3_600x3501 Velo sí pero... ¿cómo? velo_1_290x4001 Velo sí pero... ¿cómo? velo_2_290x4001 Velo sí pero... ¿cómo? velo_4_600x3501 Velo sí pero... ¿cómo? velo_5_290x3501 Velo sí pero... ¿cómo? velo_6_290x3501 Velo sí pero... ¿cómo? velo_7_600x3001 Velo sí pero... ¿cómo? velo_8_290x3501 Velo sí pero... ¿cómo? velo_9_290x3501

Por favor, ayúdanos calificando este post
[Total: 0 Media: 0]